El juicio a Sócrates.

Fue acusado de impiedad publica respecto a los dioses y corrupción de la juventud, porque según sus acusadores Anito, Meletos y Licón alejaba a los jóvenes de la democracias.
Esta acusación se pudo llegar a entender como una forma de venganza de Anito, quien estaba muy molesto porque su propio hijo había preferido quedarse con Sócrates antes que ir con su padre al destierro y que había muerto poco después alcoholizado.

Aunque en ningún caso de la acuso políticamente también podían estar de fondo Los Treinta Tiranos, que eran los dirigentes que estaban en Atenas en esa época. Dos de los principales eran Critias y Alcibíades, que habían sido discípulos de Sócrates y a los que este denuncio.

EL JUICIO.

Fue juzgado en Atenas mediante un jurado de ciudadanos elegidos al azar.
Los juicios atenienses eran cronometrados por un reloj de agua, por lo que era muy corto el tiempo para defenderse.

Ante esta situación, Sócrates hizo todo lo contrario a lo que hoy se consideraría normal, se revelo, llegando a decir cosas como “He sido asignado a esta ciudad como si se tratara de un caballo con tendencia a ser perezoso y que necesitara la picadura de una gran mosca… y no pararé, aquí, allí o en cualquier parte de provocar y reprochar a cada uno”
Con este discurso solo estaba consiguiendo ponerse en contra del estado ateniense.

Se cree que si Sócrates se hubiera disculpado en el juicio quizás habría sido absuelto pero en lugar de eso pidió cosas como cenas gratis por todo el trabajo que había hecho, por lo que al llegar el voto final se le declaro culpable.
Tras el resultado se comporto con calma: “Bien, es hora de marcharme, yo debo morir y vosotros vivir, pero solo el cielo sabe quien de nosotros tiene el futuro mas abierto” 

Desde el juzgado se llevo a Sócrates a prisión, donde fue visitado por sus amigos los días previos a su muerte.
Fue ejecutado de la manera tradicional ateniense, bebiendo cicuta.
La muerte por cicuta es una muerte muy dolorosa que produce la paralización del sistema nervioso y produce la muerte cuando llega al corazón.

Hay escritos, que dicen que momentos antes de su muerte estaba con sus amigos tratando el tema como si no tuviera importancia.

“Esta llegando la hora, en otras palabras, pienso que es hora de que tome un baño, prefiero lavarme antes de tomar el veneno para que así las mujeres no tengan que lavarme cuando este muerto”

Tras la muerte.

Tras la muerte de Sócrates el pueblo ateniense comenzó a venerar su figura, esto se sabe porque se han encontrar efigies suyas entre las ruinas de la prisión de Atenas como ofrendas al filosofo muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s