Mayéutica.

El mas grande merito de Sócrates fue crear la mayéutica, método inductivo que le permitía a sus alumnos a la resolución de los problemas que se le planteaban por medio de hábiles preguntas cuya lógica iluminaba el entendimiento. Según pensaba, el conocimiento y el autodominio habrían de permitir restaurar la relación entre el ser humano y la naturaleza.

 

Método Socratico.

Primer momento del método socratico: la refutación.
Socrates ejercita su filosofía con aquellos a quienes somete a examen: su filosofar es co-filosofar.
Socrates filosofa conversando con los demás, mediante el dialogo.
Utilizaba la Ironía, fingía ignorancia, no saber nada respecto a lo que preguntaba.
En griego “ironía” significaba “disimulo”, o la acción de interrogar fingiendo ignorancia. En Socrates: disimula hábilmente la propia superioridad, manifiesta Socrates su falta de conocimiento acerca de tal o cual tema, y finge estar convencido del saber del otro, con objeto de que le comunique ese supuesto saber: para terminar, según se vera obligandolo intelectualmente a que reconozca su propia ignorancia.

El método propiamente dicho tiene dos momento: el primero, que es un momento negativo se llama refutación, y el segundo, positivo, que es la mayeutica.

La refutación consiste en mostrar al interrogado, mediante una serie de hábiles preguntas, que las opiniones que cree verdaderas son falsas, contradictorias, incapaces de resistir el examen de la razón.

La refutación como catarsis:
Menon: “Socrates, había oído decir, antes de encontrarte, que tu no haces otra cosa sino plantearte dudas y dificultades y hacer que los demás se las planteen”
Estas palabras reflejan bien lo que hemos llamado el carácter problematicista del filosofar socratico, cuyo objeto era sembrar dudas, hacer que los demás pensasen en lugar de estar convencidos y contentos de saber lo que en realidad no sabían.
Que fin buscaba con la refutación?
Es actividad perfectamente seria, se trata de una actividad primordialmente moral. La meta que la refutación persigue es la purificación que libra el alma de las ideas erróneas.
Para Socrates la ignorancia equivale al vicio, a la maldad. Por tanto quitarle a alguien las ideas erróneas equivale a una especie de purificación moral.
Su método de orienta, hacia la eliminación de los supuestos.

Segundo momento del método socratico: la mayeutica
El método positivo, lo llama mayeutica, arte de partear, de ayudar a dar a luz. Ayudar al alma de los interrogados a dar a luz los conocimientos de que están agraviadas.
Su labor consiste en ayudar o guiar al discípulo, y no en transmitirle información. El procedimiento que usar es sencillamente el dialogo.
Lo que se busca no es “informar”, sino “formar” para emplear expresiones mas actuales.
La mayeutica trata de que el propio interrogado, guiado por Socrates, encuentre la respuesta.
El interrogado emprende efectivamente la tarea de conocer, de usar la razón: y esto es primordial.

Platón: La misión del filósofo

¿Que es una alegoría?

Es un relato cuya forma es muy parecida a la del mito pero que simplemente sirve de ayuda para entender una serie de verdades; quien presenta una alegoría  pretende trasmitir un mensaje y para que el mismo se entienda inventa pequeña historia, pero inmediatamente hace la traducción para que sus oyentes o lectores puedan comprender la profundidad del mensaje. Una vez que se ha comprendido el mensaje la alegría es como una escalera por la que subimos a cierta verdad y que empujarnos con el pie. Luego de haberla utilizado.

Alegoría de la caverna:

taller-alegoria-de-la-caverna-1-728

Se trata de explicación metafórica, realizada por Platón al principio del VII libro de la República, sobre la situación en que se encuentra el ser humano respecto al conocimiento.

Los prisioneros nunca han visto otra cosas que las sobras, de las cuales piensan que son la verdadera realidad, más tarde de produce la liberación de uno de ellos, quien progresivamente descubre la verdadera realidad.

Simbología  de la caverna:

Platón diferencia dos planos de la realidad, el de la caverna y el del exterior.

La caverna simboliza el mundo sensible, aquel al que accedemos y conocemos a través de los sentidos.

Los prisioneros simbolizan a la humanidad y las cadenas simbolizan la ignorancia; es decir, La mayoría de personas vivimos en la ignorancia, dando crédito a una realidad falsa.

El fuego simbolizaría el sol (astro del mundo sensible)

Las sombras simbolizan las cosas sensibles.

Las personas que transportan las figurillas serían aquellas personas a las que les interesa que la humanidad siga sumida en la ignorancia.

La alegoría de la caverna:

Platón nos invita a imaginar a unos prisioneros que habitan en una caverna subterránea.

Estos prisioneros desde niños están encadenados e inmóviles de tal modo que solo pueden mirar y ver el fondo de la caverna.

Detrás de ellos en un plano elevado hay un fuego que ilumina;

Entre el fuego y los prisioneros hay un camino más alto al borde del cual se encuentra una pared o tabique.

Por el camino pasan hombres, algunos hablan, portan esculturas que representan distintos objetos: Arboles, animales, y objetos fabricados.

Dado que entre los individuos que pasean y los prisioneros se encuentra la pared, sobre el fondo solo se proyectan las sombras de los objetos que llevan dichos individuos.

En está situación los prisioneros creerían que las sombras que ven y el eco que escuchan son la realidad.

El juicio a Sócrates.

Fue acusado de impiedad publica respecto a los dioses y corrupción de la juventud, porque según sus acusadores Anito, Meletos y Licón alejaba a los jóvenes de la democracias.
Esta acusación se pudo llegar a entender como una forma de venganza de Anito, quien estaba muy molesto porque su propio hijo había preferido quedarse con Sócrates antes que ir con su padre al destierro y que había muerto poco después alcoholizado.

Aunque en ningún caso de la acuso políticamente también podían estar de fondo Los Treinta Tiranos, que eran los dirigentes que estaban en Atenas en esa época. Dos de los principales eran Critias y Alcibíades, que habían sido discípulos de Sócrates y a los que este denuncio.

EL JUICIO.

Fue juzgado en Atenas mediante un jurado de ciudadanos elegidos al azar.
Los juicios atenienses eran cronometrados por un reloj de agua, por lo que era muy corto el tiempo para defenderse.

Ante esta situación, Sócrates hizo todo lo contrario a lo que hoy se consideraría normal, se revelo, llegando a decir cosas como “He sido asignado a esta ciudad como si se tratara de un caballo con tendencia a ser perezoso y que necesitara la picadura de una gran mosca… y no pararé, aquí, allí o en cualquier parte de provocar y reprochar a cada uno”
Con este discurso solo estaba consiguiendo ponerse en contra del estado ateniense.

Se cree que si Sócrates se hubiera disculpado en el juicio quizás habría sido absuelto pero en lugar de eso pidió cosas como cenas gratis por todo el trabajo que había hecho, por lo que al llegar el voto final se le declaro culpable.
Tras el resultado se comporto con calma: “Bien, es hora de marcharme, yo debo morir y vosotros vivir, pero solo el cielo sabe quien de nosotros tiene el futuro mas abierto” 

Desde el juzgado se llevo a Sócrates a prisión, donde fue visitado por sus amigos los días previos a su muerte.
Fue ejecutado de la manera tradicional ateniense, bebiendo cicuta.
La muerte por cicuta es una muerte muy dolorosa que produce la paralización del sistema nervioso y produce la muerte cuando llega al corazón.

Hay escritos, que dicen que momentos antes de su muerte estaba con sus amigos tratando el tema como si no tuviera importancia.

“Esta llegando la hora, en otras palabras, pienso que es hora de que tome un baño, prefiero lavarme antes de tomar el veneno para que así las mujeres no tengan que lavarme cuando este muerto”

Tras la muerte.

Tras la muerte de Sócrates el pueblo ateniense comenzó a venerar su figura, esto se sabe porque se han encontrar efigies suyas entre las ruinas de la prisión de Atenas como ofrendas al filosofo muerto.

La figura de Sócrates.

Apareció el hombre capaz de desenmascarar el punto de vista sofistico, una personalidad destinada a fundar una moral rigurosamente objetiva, un personaje llamado a mostrar que el relativismo de los sofistas no era coherente ni sostenible como a primera vista podía parecer. Este personaje fue Sócrates.

Es una de las figuras mas extraordinarias y decisivas de toda la historia. Sócrates proclama su propia ignorancia.

Un amigo de Sócrates, Querefonte, fue una vez al Oráculo del dios Apolo, el mas venerado entre todos los oráculos de Grecia. Y al preguntar al Dios quien era el mas sabio el oráculo respondió que el mas sabio de los hombres era Sócrates.
Cuando se entera queda perplejo, porque no reconoce en si mismo ninguna sabiduría. Se siente confundido, porque tiene conciencia de estar lleno de dudas, no de conocimientos.

Para aclarar las palabras del Oráculo Sócrates no encuentra mejor camino que el de comenzar una investigación entre sus conciudadanos: se propone interrogar a todos aquellos que se pasan por sabios y comprobar si los demás saben mas que el o no, y en que sentido.

Comienza por interrogar a los políticos y los interroga ante todo sobre algo que deberían saber muy bien: ¿que es la justicia?. Sometidos al interrogatorio resulta que responden mal o no saben nada en absoluto.
El poeta, habla, pero a través de el hablan (según decían los antiguos) las musas, y no ellos mismos. Tampoco merecen ser llamados sabios.
Por ultimo interroga a los artesanos, y descubre que estos si poseen un saber positivo: el de saber fabricas cosas útiles, lo malo es que creen saber de cosas que no son su especialidad, como por ejemplo se creen capacitados para la política.

La verdad profunda de la declaración del dios: Los demás creen saber, cuando en realidad no saben ni tienen conciencia de esa ignorancia, mientras que el, Sócrates, posee esta conciencia de su ignorancia que a los demás les falta. De manera que la sabiduría de Sócrates no consiste en la posesión de determinada doctrina , no es sabio porque sepa mayor numero de cosas: muchos, como los artesanos, poseen múltiples conocimientos de que Sócrates esta desposeído;  pero en cambio el puede afirmar con plena conciencia:”Solo se que no se nada” y en esto consiste toda su sabiduría y su única superioridad sobre los demás. 

Vida y obra de Sócrates

BIOGRAFIA

Fue hijo de  Faenarete, y de Sofronisco, emparentado con Arístides el Justo. Pocas cosas se conocen con certeza de la biografía de Sócrates, aparte de que participó como soldado de infantería en las batallas de Samos (440), Potidea (432), Delio (424) y Anfípolis (422). Fue amigo de Aritias y de Alcibíades, al que salvó la vida

Sócrates  (470 – 399 a. C.) fue un filósofo griego considerado como uno de los más grandes, tanto de la filosofía occidental como de la universal. Fue el maestro de Platón, quien tuvo a Aristóteles como discípulo; estos tres son los representantes fundamentales de la filosofía griega.

Se tiene por cierto que Sócrates se casó, a una edad algo avanzada, con Xantipa, quien le dio dos hijas y un hijo. Cierta tradición ha perpetuado el tópico de la esposa despectiva ante la actividad del marido y propensa a comportarse de una manera brutal y soez.

La cuestión moral del conocimiento del bien estuvo en el centro de las enseñanzas de Sócrates, con lo que imprimió un giro fundamental en la historia de la filosofía griega, al prescindir de las preocupaciones cosmológicas de sus predecesores. El primer paso para alcanzar el conocimiento, y por ende la virtud (pues conocer el bien y practicarlo era, para Sócrates, una misma cosa), consistía en la aceptación de la propia ignorancia.

Sin embargo, en los Diálogos de Platón resulta difícil distinguir cuál es la parte que corresponde al Sócrates histórico y cuál pertenece ya a la filosofía de su discípulo. No dejó doctrina escrita, ni tampoco se ausentó de Atenas contra la costumbre de no pocos filósofos de la época, y en especial de los sofistas, pese a lo cual fue considerado en su tiempo como uno de ellos.

Sócrates fue condenado a muerte por pervertir la mente de los jóvenes y tomó la cicuta, a pesar de poder elegir escapar.

OBRA

Sócrates no escribió obra alguna y, a pesar de haber tenido numerosos seguidores, nunca creó una escuela filosófica. Las llamadas escuelas socráticas fueron iniciativa de sus seguidores. Acerca de su actividad filosófica nos han llegado diversos testimonios, contradictorios entre ellos, como los deJenofonte, Aristófanes o Platón, que suscitan el llamado problema socrático; es decir, la fijación de la auténtica personalidad de Sócrates y del contenido de sus enseñanzas. Si creemos a Jenofonte, a Sócrates le interesaba fundamentalmente la formación de hombres de bien, con lo que su actividad filosófica quedaría reducida a la de un moralista práctico: el interés por las cuestiones lógicas ometafísicas sería algo completamente ajeno a Sócrates. Poco riguroso se considera el retrato que haceAristófanes de Sócrates en “Las nubes“, donde aparece como un sofista jocoso y burlesco, y que no merece mayor consideración.

Más problemas plantea la interpretación del Sócrates platónico: ¿Responden las teorías puestas en boca de Sócrates en los diálogos platónicos al personaje histórico, o al pensamiento de Platón? La posición tradicional es que Platón puso en boca de Sócrates sus propias teorías en buena parte de los diálogos llamados de transición y en los de madurez, aceptándose que los diálogos de juventud reproducen el pensamiento socrático. Esta posición se vería apoyada por los comentarios de Aristóteles sobre la relación entre Sócrates y Platón, quien afirma claramente que Sócrates no “separó” las Formas, lo que nos ofrece bastante credibilidad, dado que Aristóteles permaneció veinte años en la Academia.

El rechazo al relativismo de los sofistas llevó a Sócrates a la búsqueda de la definición universal por elaboración de conceptos, que pretendía alcanzar mediante el método inductivo. Probablemente la búsqueda de dicha definición universal por concepto no tenía una intención puramente teórica, sino más bien práctica.

Frases de SOCRATES 

  • El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.
  • Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.
  • Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.
  • La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.
  • Habla para que yo te conozca.
  • Las almas ruines sólo se dejan conquistar con presentes.
  • Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
  • El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.
  • Un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto; es insociable y cierra la puerta a la amistad.
  • Yo sólo sé que no sé nada.

La Condena de un Filósofo

Socrates sostenía que, para poder conocer, es necesario primero aceptar que no se sabe. El que cree que sabe no tiene deseos de saber. Por eso, la primera sabiduría es el reconocimiento de la propia ignorancia. Él mismo se autodenominaba un ignorante, pero estaba orgulloso de su ignorancia porque, según él, era una “ignorancia sabia“. En efecto, Socrates afirmaba que existen dos tipos de ignorancia :

  1. La ignorancia sabia
  2. La ignorancia necia

La ignorancia sabia es la ignorancia consciente: implica saber que no se sabe. La ignorancia necia, por su parte, es la que se ignora a sí misma: no se sabe, pero se cree saber. Todos los hombres somos ignorantes pues, frente a lo que nos falta saber, lo que ya sabemos es ínfimo. Socrates se había propuesto una tarea en su vida: lograr que sus ciudadanos reconocieran su ignorancia y que se abriera así la posibilidad de conocer.

Para ello, todos los días dialogaba con los sabios de Atenas y con los sabios que llegaban de otras partes de Grecia. Les preguntaba: “¿Qué es la virtud?, ¿Qué es la justicia?, ¿Que es la verdad?, ¿Que es la belleza?, ¿Qué es el amor?

Solo sé que no sé nada …

Los sabios respondían con mucha seguridad sobre todos estos temas, pero Socrates no se conformaba con sus respuestas y seguía preguntando. Con esta serie de preguntas mostraba a su interlocutor las contradicciones y los errores de sus argumentos.

Hasta que éstos, vencidos reconocían ignorar la respuesta correcta. ¿Les daba Sócrates la respuesta? No, porque él tampoco la tenía.Él simplemente les demostraba a sus conciudadanos y a los extranjeros ilustres que visitaban Atenas, que sus opiniones se basaban en la costumbre y no en la razón y que eran incapaces de defender con argumentos correctos lo que consideraban bueno, justo o verdadero.

Cuando Socrates tenía setenta años, fue acusado ante los tribunales de Atenas de “no creer en los dioses de la ciudad e introducir nuevas divinidades y corromper a los jóvenes”. Esta acusación fue presentada por tres ciudadano atenienses: Anito, Licón y Mileto. El cargo de no creer en los dioses y de introducir nuevas divinidades no tenía fundamento, pues Socrates nunca se mostró contrario a las creencias religiosas de su tiempo. Pero era una grave acusación que podía justificar la condena de muerte.

El cargo de corromper a los jóvenes significaba acusar a Socrates de apartar a los jóvenes del saber tradicional, de hacerlos dudar sobre la moral impartida por sus padres y desviarlos del camino correcto (se debe tener en cuenta que estos jóvenes ricos estaban destinados a ser los dirigentes políticos de la ciudad).

socrates3

Socrates en las plazas de Atenas con los jóvenes